foto: Tomado del videoclip "Bailando"

Yuly y Havana C apuestan por seguir bailando

Ivón Peñalver | 29/NOV/2012

Llegaron a la popularidad, conocen de sus trampas y satisfacciones, pues entonces, el reto es mantenerse…

La palestra musical cubana cuenta con su presencia a partir del 2007, Havana C, es una agrupación integrada por jóvenes egresados de escuelas de arte con una propuesta salsera que, ya desde un poco antes, comenzaba a fusionarse con otros ritmos.

Al decir de su directora Yuleisis Greenidge (ex integrante de la agrupación Caribe Girls, por cierto una orquesta de especial sonoridad en cuanto a interrelación rítmica), los chicos de Havana C intentaron apostar por una sonoridad diferente —reto de toda agrupación—. Los resultados, en los inicios, si bien vislumbraban talento e ingenio, no desbordaron las expectativas del público bailador. Hecho que ya hoy dejó de ser solo probabilidad. Havana C es una portentosa orquesta de música bailable que no cae en excesos ni melódicos ni de arreglos. Sus letras, perfectamente escogidas, logran insertarse en una dinámica orquestal, ideada para llegar a los diferentes grupos etarios, por supuesto, haciendo énfasis fundamentalmente en los jóvenes.

Su producción discográfica del año 2008, Todo Bajo Control, incluye 11 temas, entre los que se encuentran: “Se terminó”, “Soy así soy asao” y, por supuesto, “Bailando”, que en estos momentos está en todas las listas de éxito de Cuba.

“Todo lo malo se va, se te va bailando”, más que estribillo, es un concepto que se ha ido insertando en la filosofía popular del cubano. Su decir contagioso nace de una salsa mezclada con reggaetón suave y cuartetas de fácil pegada, elementos claves de un discurso musical que bien pudo tocar las aristas del pop pero decidió seguir las andadas para llegar a un dinamismo musical mayor. En esta obra, Osmany Espinosa —autor del que, sin duda, la música cubana tendrá que hablar en su momento— logró llenarse de la esencia de la agrupación, joven y dinámica, e impregnó de sentido orgánico el espectáculo, en el cual la percusión y el uso medido de los metales invita a moverse más que a seguir un ritmo musical distintivo.

El videoclip de “Bailando”, dirigido por Joel Guillian, en materia de imagen, armoniza todo en función de hacer prevalecer la idea del disfrute. Hay un uso de colores cálidos y un espacio único hacia el que todos convergen como símbolo de estabilidad. “Bailando” es el video de la alegría de estos tiempos. Para muchos sería el video más popular, según los designios de Lucas, pero la vida es más que deseo. Por lo pronto, Havana C, comandado por Yuly, se ha integrado al diario vivir de los cubanos y de más allá, pues la receta de ir bailando ya parece insustituible por un buen tiempo.

Llegaron a la popularidad, conocen de sus trampas y satisfacciones, pues entonces, el reto es ahora mantenerse con nuevas fórmulas de disfrute. Todo parece indicar que sobre el tema volveremos, también, bailando.

Más leídas