Más cerca de Juan Formell en su aniversario 79

Alba Lucía Soto | 2/AGO/2021

Nacido en Cayo Hueso en La Habana, es uno de los músicos cubanos más grandes de todos los tiempos.

Uno de los grandes de Cuba, sin dudas, es Juan Formell, exponente de los más criollo de la cultura cubana, quien cumpliría este 2 de agosto 79 años de vida.

Quizás pocos sepan que nació en el barrio de Cayo Hueso, en el callejón de Hamel, desde entonces un epicentro de la cultura cubana.

Según contó él mismo, “ahí se reunían Ángel Díaz, César Portillo, o sea, había un ambiente musical, pero, como yo era muy niño, en realidad tendría unos 10 años, por ahí, todavía no participaba, pero sí me influenciaba ese ambiente”. 

Guiado por su padre, dominó el bajo desde muy pequeño, en una ocasión confesó al músico Amaury Pérez: “me levantaba a las seis de la mañana a estudiar el bajo y, en fin, eso tiene que ser así. La música es de mucha práctica, de mucha dedicación, desde que empiezas, no es después, ni nada de eso, bueno, después hay que continuar, por supuesto, ampliando tus conocimientos”.

Entre las agrupaciones que le acogieron en sus primeros momentos destaca la Orquesta Revé, donde comenzó a hacer sus primeros arreglos y composiciones que hicieron despegar a la banda en la popularidad. 

Las inquietudes juveniles lo impulsaron a perseguir su sueño, a defender lo más criollo de nuestra cultura, y así nacieron Los Van Van.

Según contó: “nos separamos de Revé y conmigo pues se fue la gente: Pupi, el otro y el otro, oye nos vamos contigo. Hasta que por fin nos dieron la razón. Éramos un grupo de muchachos jóvenes, muy jóvenes, yo tenía 20 tantos, ¡imagínate!”.

En el éxito de los Van Van mucho tuvo que ver la creatividad de Formell y su manera de hacer música. Sobre cómo lo lograba confesó en una oportunidad: “Hasta que tú no tengas el montuno, no tienes nada en la mano, no tienes nada. La historia puede ser preciosa, puede ser simpatiquísima y todo. Bueno, ¿y ahora qué? 

“Cuando llegamos al montuno, ¿qué digo? El montuno es lo que repite la gente, y cuidado, porque nosotros acostumbramos al público a hacerle uno, dos y hasta tres montunos. Eso es lo que provoca al bailador”. 

Hasta nuestros días han llegado las creaciones de este grande de Cuba en todos los tiempos: “El buey cansao”, “La titimanía” y tantos otros.

Juan Formell, el internacional, ese que puso a bailar a los cinco continentes estará por siempre entre los grandes y, más que eso, en el corazón de todos los cubanos. Defender su arte y seguir exaltando lo más autóctono de nuestra música, de nuestra cultura, es el mejor legado que podemos darle a este músico.

Como él mismo afirmó: “ser un Van Van, es ser el mejor cubano”.

Más leídas